Una pasión visceral

Posted by Miguel on 28 noviembre, 2014 | Comment

Confieso que no soy un gran amante del fútbol. Reconozco que no soy un seguidor acérrimo de ningún equipo, aunque pueda tener mis preferencias. Pese a esto, llego a entender –y me hace gracia– cuánto afecta a muchos seguidores del balompié cuando su equipo pierde, y los lunes se les hacen todavía más lunes.

Hablar con Juan Antonio Bueno Álvarez es como leer un libro que describe de manera detallada cada unos de los recuerdos y lugares comunes de todos los hinchas que vivieron las diferentes ediciones del Mundial de Fútbol. Bueno Álvarez cuenta las historias de las citas mundiales cómo si las hubiese vivido. Pese a disfrutar como pocos de cada celebración mundialista, se muestra racional y no duda en reconocer la sinrazón de la pasión visceral por este deporte.

 

 

Mis primeros recuerdos mundialistas están vinculados a los bares de los hoteles del sur de Tenerife, cuando una fea mascota (o lo que fuese aquello) no dejó de verse en las televisiones durante el verano del 90. Los alemanes presentes en la isla, ya fuese por vacaciones o porque viviesen allí, dieron buena cuenta de la consecución del título. Luego estuvo el Mundial celebrado en Estados Unidos, cuyo álbum de cromos hicimos mi hermano y yo. Del de Francia 98 apenas recuerdo casi nada, y de los siguientes, todo aquello de lo que un seguidor “normal” puede acordarse.

Soy de los que opinan que el fútbol, y en general el deporte, se ha convertido en un espectáculo, como bien apuntaba nuestro clouder José Luis Pérez Triviño. Los resultados, positivos o negativos, de aquellos equipos o deportistas que me puedan caer simpáticos no afectan a mi vida diaria, pero reconozco que hay momentos deportivos que se convierten en una marca temporal. Todos recordamos dónde estábamos cuando marcó gol Iniesta.

Posted in Entrevistas, Making-of | Tagged , , , , |

Deja un comentario

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.